Belca, líderes en el sector del envasado para alimentación e industria

El embalaje y envasado son de gran importancia para cualquier empresa, ya que garantiza la seguridad y protección de un producto. La logística cumple un papel muy importante en el negocio, de hecho, este aspecto tiene mayor relevancia en los últimos años. En este sentido, apostar por el outsourcing o confiar en empresas externas, como Belca, ofrece muchos beneficios.

Belca, la apuesta por los envases sostenibles

Hay industrias, sobre todo las que se dedican a la alimentación, que deben elegir cuidadosamente el envase adecuado para sus productos. Hay muchos factores que entran en juego, como la capacidad del soporte, si guarda la temperatura adecuada o si es resistente, así como si el recipiente es sostenible y respeta el medioambiente.

En este caso, lo mejor es externalizar el envasado en una empresa con experiencia en este sector. No solo vamos a ahorrar en costes, sino que también podremos emplear el tiempo en otras labores para mejorar el rendimiento empresarial. Sin embargo, la pregunta más frecuente que nos planteamos es a quién confiar en este trabajo.

En ese sentido, Belca es toda una garantía en este sector y una empresa líder en el envasado para la alimentación y otros tipos de industria. Cuenta con más de 30 años de experiencia y una maquinaria de gran calidad para elaborar este tipo de producto. Esta empresa diseña y fabrica sistemas de envasado con todos los estándares de calidad y, además, cumple con todos los criterios de sostenibilidad.

Una de las grandes ventajas de esta empresa es que se preocupa por vigilar la seguridad de cada producto, sobre todo, los que están diseñados para conversar los alimentos.  Para ello, se hace un análisis en laboratorios que están acreditados por ENAC (AIMPLAS). El objetivo es garantizar al cliente que sus envases cumplan con los requisitos legales que exige la Unión Europea en el Reglamento 10/2011.

Además, esta compañía cuenta con un showroom con más de 1.000 metros cuadrados para conocer y probar sus máquinas. El propósito es que el empresario invierta en una máquina de envasado que realmente sea productiva y le ofrezca un alto rendimiento, así como un acabado de calidad.