Cómo prevenir accidentes con productos de limpieza, según Limpieza Pulido

A pesar de que los productos de limpieza se venden con total normalidad en sitios tan habituales como un supermercado, resulta sorprendente el conocer la gran cantidad de personas que sufren accidentes derivados del uso de estos. En Limpieza Pulido ofrecen algunos consejos para prevenir estos accidentes y poder utilizar los productos de limpieza con una mayor seguridad.

Leer la etiqueta del producto

Este es un hecho que pasa inadvertido para la gran mayoría de usuarios de productos de limpieza y es un aspecto en el que hay que poner especial cuidado. En la etiqueta del producto se puede encontrar información importante que indica como utilizar correctamente el producto. Por poner un ejemplo, la cantidad de que se debe de utilizar del mismo o si conviene utilizarlo con algún tipo de protección o no. No hay que olvidar que, aunque puedan parecer lo mismo, no todos los productos son iguales.

Actuación ante una intoxicación

Uno de los peligros más habituales que surgen de la utilización de estos productos de limpieza es la intoxicación. No se debe de caer en el error de pensar que únicamente alguien se puede intoxicar bebiendo el producto sin ser consciente de ello, ya que, algunos productos son tan fuertes que una exposición prolongada ante los mismos puede ser más que suficiente para provocar una intoxicación. En este caso, es importante saber como actuar ante este tipo de intoxicación antes de probar con cualquier remedio casero. Algunas personas optan por beber leche o vomitar y, en algunos casos, no hacen más que agravar el problema. La mejor solución pasa por llamar al Instituto Nacional de Toxicología en el 91 562 04 20 ya que ellos ofrecen el mejor remedio para acabar con la intoxicación.

No hay que mezclar productos

Las instrucciones de uso del producto están pensadas y diseñadas para el producto específico en sí mismo. Esto quiere decir que, si se altera con cualquier otro producto o lo que sea, las consecuencias pueden ser completamente desconocidas. Además de poder producir una propia alteración en el funcionamiento del producto, limitando su uso, se puede provocar una reacción química que podría acabar por lesionar al usuario.

Protege el envase

Finalmente, desde Limpieza Pulido invitan a proteger el envase original del producto. Proteger el envase original del producto significa que este se encuentre alejado tanto de niños como de mascotas y, siempre que sea posible, se debe de mantener el mismo el precinto de seguridad. De esta forma, se consigue que su interior permanezca inalterado y que tampoco se pueda derramar de forma accidental.

Por otro lado, se debe de conservar siempre el producto en su envase original ya que para eso está diseñado. Nada de cambiarlo a otra botella por más interesante que pueda parecer ya que alterar el recipiente del producto podría tener consecuencias negativas en su futuro uso.